Seguro que te has preguntado más de una vez, ‘¿Por qué mi currículum fue descartado tan rápido?’ Muchas empresas utilizan Sistemas de Seguimiento de Candidatos – ATS – para agilizar el proceso de selección y pasar por una cantidad mayor de CVs en menos tiempo.

El objetivo de estos sistemas es reducir el número de solicitantes para que el reclutador pueda centrarse, en una segunda fase, en seleccionar con más facilidad al candidato idóneo para la empresa. Sobre todo, si se trata de una gran compañía que trata con muchísimas candidaturas.

 

Alrededor de un 75% de los reclutadores utilizan algún sistema/software de selección de personal

 

Los departamentos de Recursos Humanos apuestan cada vez más por un ATS, y es que, ahorra una cantidad inmensa de recursos (tiempo y dinero), además de favorecer la selección de un candidato con más probabilidad de adaptarse a la empresa y quedarse en ese puesto de trabajo. También ayuda a gestionar más cómodamente las fases posteriores, como la entrevista grupal y/o individual.

 

¿Cómo funciona un ATS?  

Cada ATS puede personalizarse según las demandas de la empresa, el reclutador y del propio puesto que se oferta. Funciona como un escáner que va asignando puntuación a los CVs recibidos y posteriormente los organiza en una lista según el porcentaje de ajuste al puesto. A partir de X porcentaje, el sistema puede desechar directamente tu CV.

Así, por ejemplo, se puede programar la opción de eliminar aquellos candidatos que tienen menos de 5 años de experiencia. O bien, asignar una puntuación menor a aquellos que tienen de 1 a 3 años de experiencia y más a los que tienen de 3 a 5 años y así sucesivamente.

 

1) Subes tu CV a la página web proporcionada por la empresa (y a veces también la carta de presentación)

2) Algunos ATS te pedirán que respondas a algunas preguntas relacionadas con tu formación, experiencia, localización, etc.

3) La gran mayoría de CVs se rechazan automáticamente al no encajar con el puesto

4) Si no ha sido descartado tu CV llega a manos de un reclutador (segunda fase de la selección)

 

¿Cómo puedo vencer el ATS e incrementar la probabilidad de que me seleccionen? 

Utiliza palabras clave ✔️

Como ya sabes, el ATS escanea el CV en busca de palabras que le indiquen si se acerca o aleja del ideal para el puesto de trabajo. Para maximizar tu probabilidad de pasar a la siguiente fase necesitarás una selección precisa de palabras clave en relación a tu industria y al puesto laboral.

Recomendamos que te lo tomes con calma y dediques bastante tiempo a la búsqueda de palabras.

Empieza por el sector en el que te encuentras. ¿Qué palabras comunes se están utilizando para la descripción de varios puestos de trabajo del mismo sector?

Ejemplo: si te encuentras en el sector del diseño gráfico, deberías hacer una búsqueda cruzada entre ofertas para los siguientes puestos y comprobar si hay palabras comunes:

-Diseñador de página web

-Diseñador de imagen de marca

-Diseño de productos y packaging

-Animador o modelador 3D

-Ilustrador digital

-Diseñador de publicidad

 

A continuación, céntrate en la descripción del puesto al que quieres optar. ¿Qué palabras exactamente han utilizado? ¿En qué características y/o habilidades ponen el foco?

Haz una lista conjunta para los términos de la primera búsqueda que realizaste (la del sector laboral) y la del puesto, y úsala para acomodar tu CV a la posible intervención del ATS.

 

Pro-Tip: Sube tu CV y la oferta de empleo a la que quieres postularte a esta herramienta y automáticamente obtendrás el grado en el que encajan.

 

 Adapta el formato de tu CV ✔️

El formato debe estar pensando para que sea más legible, en un primer momento, por el ATS y, a posteriori, por el reclutador en la segunda fase de selección.

El formato más recomendado de Curriculum (tanto para los ATS como para los procesos de selección tradicionales) es el cronológico inverso. Es decir, empieza redactando tu experiencia laboral por lo más reciente y acaba con los puestos más antiguos que has ocupado.

Elige entre un formato Word o PDF.

Utiliza las mismas etiquetas de siempre en tu CV. Aquí no es cuestión de ver quién es el más creativo. Los ATS, como dijimos antes, se basan en la búsqueda de palabras clave y eso se aplica también a los apartados: experiencia, formación, habilidades, idiomas, etc.

Por último, reduce al mínimo (mejor aún, elimina) todas las gráficas, tablas e imágenes del CV. El programa de selección NO los lee. Muchas personas incluso optan por eliminar su foto, y que no te extrañe, los departamentos de recursos humanos también lo recomiendan.

 

👉No olvides que la adecuación de tu CV debe ir en función de las dos fases de reclutamiento: selección por ATS y reclutador de RRHH. Intenta no pasarte con las palabras clave pues, aunque pases el ATS, no queremos que tu CV suene falso para el reclutador. Tomate el tiempo que necesites y piensa bien cómo redactarlo.

 

👉 Profundiza en la Búsqueda de empleo 2.0